ENGLISH

jueves, 13 de octubre de 2011

CAMUS / SARTRE Y EL COMPROMISO DEL ARTISTA (apuntes a partir de una hermosa cita que me llevan a un culo espectacular y filosófico)

      "No es que la lucha haga de nosotros artistas,sino que el arte nos obliga a ser militantes. Por su función misma, el artistas es testigo de la libertad y es ésta una justificación que suele pagar cara. Por su función misma está metido en la espesura más inextricable de la Historia, allí donde se sofoca la propia carne del hombre."
ALBERT CAMUS

      ¿Es esta una visión reduccionista hoy? ¿Sigue el artista siendo, y sobre todo por su función genuina, testigo de la libertad? A veces hay que hacer un esquema del mundo para comprenderlo, para traicionarlo. Un primer esquema me dice: en la escritura se cifra la vida y el mundo del artista, pero este siempre guarda una relación (de confrontación, divergencia o tergiversación, de subversión o pura rebelión, de análisis...) con la realidad, con el mundo real, sea éste lo que sea. Una obviedad. Pero el artista ha de repetirse constantemente las obviedades que lo situan, orientan, amparan,en un mundo de búsqueda lleno de enigmas por resolver.


     Con estas palabras Camus sanciona su categoría de artista total frente a un Sartre obcecado,fiel a unas ideas, a un sistema y un compromiso que le hicieron olvidar lo básico, las obviedades, para defender algo que sabía que no iba bien. Hoy se nos antoja una obviedad, sí, el terror y el fracaso estalinista. Pero hasta hace poco, aún después de morir el dictador, algunos defendían la misma causa y el mismo compromiso que Sartre; perdidos en sistemas que los dejaron mudos y sonados cuando se dieron de bruces con la obviedad del terror, los gulags, y un fracaso estrepitoso como traca final. Stalin fue condenado por la historia, y ellos perdieron el norte de su condición de artistas, su testimonio de libertad y ahondamiento sin ataduras, su compromiso con la condición que los distinguía. Artistas castrados, que se comieron sus propios huevos flambeados bajo el furor del compromiso histórico mientras perdían fuelle día a día, cuando trataban de fornicar con la puta esquiva hecha de palabras y entregas en solitario. Entre las sábanas no sirven la adhesión ni la fidelidad a una idea, sólo vale ese latir propio, esa libertad que a veces roza al mundo, descascarillando su barniz satinado de póster para dejarnos ver lo pobre de su montaje, su peligroso andamio sin sujeciones ni red.
     
      Un apunte frívolo, en mi discurrir por escrito, al aire: la Beauvoir actúo como una amante criticona y falsa cuando tachó la actuación de Camus de pura envidia hacia Sartre. ¡Buenos argumentos para un cerebro tan privilegiado! Como castigo, y por puro placer, pongo su foto más vistosa, donde nos muestra su segundo sexo en todo su esplendor. No me cabe duda de que no hay mejor forma de disculparla/exonerarla y adorarla que este test para castrados o libres. Al menos entre heteros, claro. Porque estos no envidian el lado castrado de Sartre, como tampoco Camus lo hacía, sino el culo de su amante.

Adenda I: sobre la Beauvoir, su cuerpo, y también su equivocado compromiso y visión de la verdad, totalitaria a la postre, un muy buen post de Joaquín Leguina: http://www.joaquinleguina.es/un-centenario-gozoso
Ana Nuño hace una más amplia visión y recorrido personal, me ha parecido muy interesante. La Beauvoir da que hablar,  es curioso como su foto, al parecer medio robada - ella no le dio importancia - da tanto que hablar y guarda relación con su obra y tema. http://www.letraslibres.com/revista/entrevista/simone-de-beauvoir#comment-68487 

Y por último, un vídeo sobre el tema, en inglés:

12 comentarios:

  1. Me toca la polla esta eterna discusión sobre el compromiso del arte. A pesar de su nobel Sartre es un escritor de mierda y Camus un autor de vasta obra.
    Hasta la mujer de Sartre es mejor escritor que él sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  2. buen comienzo para un comentario que te toquen la polla o terminarlo con el culo de la Beauvoir, mas parece una vuelta homosexual que una discusión sobre arte, todo vuelve a la revolución hormonal o la lucha de sexos, en vez de disertar sobre compromisos sociales o políticos del arte, con la vida misma, algo más conspicuo para incarle el diente. Seres privilegiados tocados por una varita mágica llamada sensibilidad para salir del mundo, para verlo con más intensidad... eso si que es envidiable mas allá de culos y pollas.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo I: no caigo en la simpleza de Muñoz Molina: los malos son malos escritores (o algo así) Prefiriendo a Camus como usted, no es fácil obviar el valor de la obra sartriana. Y tampoco el de Beauvoir.
    Anónimo II: no se moleste por las pollas y los culos, cosas así mueven el mundo, por muy feas que puedan parecerles.
    Sin tintes literarios, descubro otra versión más serena y académica de mi artículo, más ilustrativa, y sin bromita final, escrita por el historiador Fusi:
    http://www.elimparcial.es/contenido/3392.html

    ResponderEliminar
  4. Pedazo de foto, y de culo. Pero intenté leer una novela de esta mujer y era infumable. Me gustan muchos unos relatos que tengo de Sartre, "El muro", y Camus es otra cosa, la verdad, un prodigio de escritura al lado de lo que conozco de los otros dos.

    ResponderEliminar
  5. No creo que se trate de formas o modos de escribir, el conflicto Sartre/Camus fue puramente político. Es cierto que Beauvoir fue fiel compañera de Sartre, pero no se debe desprestigiarla solo por defender una opinión. Beauvoir fue una mente brillante, generó una ideología feminista bastante fuerte. El segundo sexo fue una obra que influyó a muchas mujeres y las ayudó a reivindicarse. Ninguno por mas opinión que tenga deja de ser bueno. En cuanto a la foto, solo es una foto y no expresa nada mas allá de el simple hecho de ser una foto.

    ResponderEliminar
  6. El obvio conflicto político que nos ocupa, Carolina, guarda relación con las formas de escribir. Porque la militancia no ya con una idea, sino con una expresión política, obligó a Sartre a obviar y mirar a otro lado; y eso ha de condicionar la esencia de un artista que se mueve en ideas de compromiso y función política del arte (eso es lo que postulo entre otras).
    De acuerdo con lo de Beauvoir. El desprestigio no fue en su obra o ideas, sino sobre ellos mismos, que descalificaron a Camus sin muchos argumentos (ella lo tildó de envidioso con respecto a Sartre, y punto).
    La vigencia del compromiso moral y político de Camus, expresada literariamente, me parece que ha envejecido mejor y es más real, cercana, más arte. Siendo los tres grandes autores.
    En cuanto a la foto, al culo, sí que expresa mujer, sí que expresa: ¡es un hermoso culo! y aunque fue un "robado" y sólo la puse por eso, por ser un buen culo de un gran cerebro; también está bien que el sector feminista vea con qué frescura se tomó Beauvoir el hecho de salir en la portada de una revista nacional. No recurrió a feminismos baratos o de pura imagen, no le dio más importancia. Porque al fin y al cabo un culo siempre será un culo, nada más y nada menos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su grosería lo retrata y se pierde interés en la lectura.

      Eliminar
  7. Cada uno tuvo su importancia, jugó su papel, realizó su obra. Toda esta polémica no es más que una nota a pie de página en sus vidas.

    ResponderEliminar
  8. Resulta fácil el juicio histórico, pero a posteriori. Entonces, nadie decente repudiaba el comunismo, igual que ahora nadie decente lo defiende. ¿No es así?
    PEDRO

    ResponderEliminar
  9. ANÓNIMA

    Lo que resulta indignante no es que Simone Beauvoir no diera importancia a la portada con su desnudo. Lo que resulta indignante es que su único comentario al respecto de esta mujer de tan gran trascendencia es que era una celosa esposa que defendió a Sartre y que añada su foto desnuda. ¿Es eso todo lo que Beauvoir supone para usted?
    ¡Es una vergüenza!

    ResponderEliminar
  10. Señorita Anónima. ¿Sabe usted leer?
    No lo parece. Le sugiero lea la razón que esgrimo para poner esta foto y se sosiege.

    ResponderEliminar
  11. Es absurdo montar una parodia de "tu sí que vales" para saber quien era el mejor.
    Sartre tuvo más trascendencia como filósofo, y Camus como escritor.
    Beauvoir fue un cambio y una aportación enorme para el feminismo, y eso significa mucho.

    ResponderEliminar